Ojo por ojo y el mundo acabara ciego. Mahatma Gandhi . No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo. Voltaire.
Invertir en conocimientos produce siempre los mejores beneficios. Benjamin Franklin. "Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar lo que enseñas" José Ortega y Gasset

Haz esta tu página de inicio

Se ha producido un error en este gadget.

Microblog en twitter

Ver @DaniVillalba_es en Twitter

Un Cambio en las Conciencias Colectivas.

Muchas personas se sienten ajenas a la problemática medio ambiental, se acostumbra a pensar que son cuestiones que competen a unos pocos, al sector científico por ejemplo, sin embargo en realidad el medio ambiente no es nada ajeno a nosotros, es el todo que nos rodea.


"Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida." (Woody Allen)


El cambio climático, así como el resto de problemas ambientales, son un hecho irrebatible, los diferentes estudios nos revelan de manera bastante precisa las consecuencias y efectos que estos problemas provocarán en el futuro, no cabe ya dudar de la verdad empíricamente contrastada, pues la validación empírica es la forma en que la sociedad moderna distingue la mera teoría de la realidad.

Vista esta realidad, lo primero que cabe pensar, es que es necesario difundir la información sobre los fenómenos ambientales, porque la principal herramienta de un ciudadano en un estado democrático, social y de derecho, es la información. La información permite a una persona tomar decisiones conscientes y responsables, puesto que decidir no es más que barajar las diferentes alternativas que conocemos, valorando los efectos positivos y negativos que cada una nos reporta, por tanto nuestras decisiones y comportamientos variarán en función de la información con la que contemos. Sin información ambiental al alcance de la ciudadanía, el cambio no es posible, porque no se puede reaccionar ante lo que se desconoce, por esto la información veraz y próxima es el primer escalón que tendremos que subir para alcanzar el necesario cambio de conciencias.


La realidad ambiental del planeta pide a gritos un cambio de dimensiones estratégicas que permita desarrollarnos más y mejor como sociedades y como países, pero que respete la capacidad de carga de la tierra, porque el capital medio ambiental no es infinito, si consumimos todo el capital de recursos disponible, en el futuro nuestro crecimiento se vera evocado al colapso y al fracaso.


"No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos." (Albert Einstein)


Cambiar la percepción social en relación a la temática ambiental es cuestión compleja, para afrontar un cambio social así, es necesario introducir la educación ambiental como instrumento para la concienciación y sensibilización pública. Empezando por el ámbito escolar, y académico, donde se preparan las generaciones que el día de mañana serán responsables de las grandes y pequeñas decisiones de nuestro mundo. Introducir la educación ambiental en niveles educativos es simple, esta temática puede abordarse de manera transversal, no como una materia concreta, sino como lo que realmente supone, un factor más a tener en cuenta en nuestra vida cotidiana. Con respecto a la sensibilización de los trabajadores, en la práctica, empresas comprometidas con la gestión ambiental se preocupan de que sus trabajadores reciban la formación adecuada, que les permita controlar la variable ambiental en lo que a su actividad productiva les afecta, concienciando y acercando el problema a la realidad que cada persona vive.

Sin duda, la educación es una herramienta estratégica para romper con las estructuras de producción de desigualdades. Estas desigualdades se manifiestan claramente por una brecha entre niveles de educación, el acceso a los mercados competitivos, el entorno laboral, el estado de bienestar y la estabilidad personal y familiar.


En este punto se hace necesario hablar del principio "piensa global, actúa local". Este principio refleja que para poder abordar políticas y acciones de carácter ambiental, es necesario, en primer lugar, conocer el problema a su escala natural, entendiendo sus consecuencias globales, y sus causas, y en segundo lugar, estudiar la influencia del territorio sobre el que se pretende actuar en la generación de tal problema, adecuando las medidas a las características específicas que en cada lugar se dan, así como a las posibilidades reales de cada empresa, municipio o región. Con esto se quiere transmitir que los problemas ambientales no tienen soluciones globales y generales, sino que es necesario conocer y tener la información, para poder desarrollar estrategias que se adecuen a las necesidades y circunstancias de cada lugar.


El cambio de conciencias es necesario para que la sociedad pueda aceptar los nuevos retos, las nuevas costumbres y comportamientos que la sociedad tecnológica nos exige. Para poder llevar a cabo el cambio son necesarias por tanto esa información y esa sensibilización, pero, ¿son realmente suficientes?, evidentemente no. La concienciación y el conocimiento son buenos precursores del cambio, pero también es necesario dirigir medidas políticas que faciliten la tarea, las empresas e industrias necesitan incentivos y sanciones, las economías domesticas necesitan también subvenciones, servicios, e incentivos.


El crecimiento incontrolado nos lleva a un destino inhóspito, que nada tendrá que ver con el mundo que hoy conocemos, sin embargo, no paramos, no pensamos, simplemente miramos a otro lado. Antes o después en un horizonte de unos 50 años, si continuamos a este nivel de crecimiento y contaminación, el planeta tierra sufrirá las consecuencias más drásticas, hoy en día ya observamos señales de lo que se avecina, fijémonos en los fenómenos atmosféricos dantescos que se han sobrevenido en los últimos años. Canarias tampoco a sido ajena a estos fenómenos a escala mundial, recordemos la tromba de agua que arraso hace algunos años Santa Cruz y La Laguna, rápida, inesperada y devastadora, y como no la tormenta tropical Delta que produjo las consecuencias que todos conocemos, no hay precedentes. No me gustaría pensar que sería de Candelaria, Los Cristianos, Puerto de la Cruz, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Arrecife, Málaga, Santander, Barcelona, Cádiz, Sevilla, Valencia y un largo, muy largo etcétera de ciudades, que se verán afectadas de manera grave por la subida de unos 6 metros en el nivel global de los océanos que se prevé, como consecuencia del deshielo de los polos.


"En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias." (Robert Green Ingersoll)


Las administraciones por tanto juegan un papel muy importante, sin que estas lleven a cabo su labor de manera eficaz y eficiente, contemplen y apliquen los instrumentos administrativos necesarios, y los potencien de la manera que se les exige, tampoco podremos cambiar. Es necesario que aumenten los programas que coordinen los esfuerzos de las diferentes empresas para mejorar su gestión ambiental, porque compartiendo la información sobre las diferentes experiencias, y dirigiendo la atención de las empresas a aspectos principales, podremos conseguir que los sectores económicos y productivos tengan capacidad para mejorar y desarrollarse. Realizar cambios, modificaciones en los sistemas productivos, o la formación de los trabajadores requiere recursos, por eso las administraciones han de invertir y reservar parte importante de su presupuesto para establecer ayudas a las empresas, para la mejora de la eficiencia ambiental y para la puesta en marcha de proyectos innovadores en el campo ambiental. Dentro de las medidas administrativas indispensables y prioritarias, encontramos también el establecimiento de tasas e impuestos que respondan a las necesidades de contabilizar la degradación ambiental, de hacer efectivo también por la vía de los impuestos el principio de "quién contamina paga", gravando aquellos productos y servicios que generen más costes ambientales, así como la producción de los mismos. Una idea muy interesante que introduce la Reforma Fiscal Ecológica, es que los impuestos ambientales se destinen específicamente a fondos para las políticas ambientales, rompiendo la regla general de no afectación de los impuestos (normalmente los impuestos son recaudados y se incorporan a las arcas públicas, dirigiéndose todo el dinero público, de manera discrecional, a las áreas que se establezcan conforme a los presupuestos generales del estado). Con esta medida se pretende que los impuestos ambientales cumplan una doble función, por un lado su función natural de desincentivar o limitar el consumo y la producción de ciertos bienes o servicios, y por otro, que se reviertan los fondos recaudados en contrarrestar los efectos negativos que dicho consumo y producción genera, así como en programas que ayuden a mejorar la situación ambiental del sector sobre el que se graba.


El desarrollo sostenible ha de ser nuestra meta, debemos asegurar el futuro, no podemos condenar a las generaciones que están por venir a algo que nunca quisimos para nosotros mismos. Cuidar lo que tenemos, con todos los medios que la tecnología pone a nuestra disposición, es un reto, pero no es difícil, solo necesitamos la voluntad de cada uno de nosotros, y el apoyo de los gobiernos, un apoyo que en democracia también depende de nuestro voto.


Los estudios constatan que las legislación medio ambiental es el instrumento llave para motivar en primera instancia la gestión ambiental empresarial, por eso, es necesario que el estado y las comunidades autónomas, establezcan en el marco de sus competencias una legislación más severa, que obligue a las empresas introducirse en la gestión ambiental. Se quiere expresar con esto que forzar a las empresas a gestionar ambientalmente ciertos aspectos de su actividad, fomentará que puedan acceder a la información relacionada con la gestión ambiental en general, y por tanto que conozcan las alternativas de gestión empresarial que existen, pudiendo por tanto optar por un cambio en esta gestión. La legislación deberá actuar de manera más severa con quien más produce y quien más contamina, no solo imponiendo sanciones y obligaciones, sino también disponiendo de los medios necesarios para poder facilitar la conversión empresarial voluntaria. Con una mayor presión legal y fiscal en materia ambiental conseguiremos que las empresas comprendan los costes ambientales como un valor añadido de toda su actividad, y por tanto trabajen para reducirlos, abriéndoles las puertas para desarrollar políticas empresariales de gestión integral que contemplen la gestión ambiental como piedra angular, y que posibiliten unos mayores beneficios y un aumento de la competitividad.


Todas y todos somos responsables de lo que no esta ocurriendo y de lo que nos ocurrirá en el futuro, huir de nuestra responsabilidad no es sino incumplir nuestra obligación como ciudadanos, como personas. Todos somos parte y todos somos la solución, sin conciencias individuales y actos individuales, es imposible una conciencia colectiva y un cambio global. Exigir a nuestros políticos que ejerzan sus responsabilidades y que cumplan con la ley y la constitución, esta en nuestras manos, en democracia solo ay una palabra, y es la que los ciudadanos deciden expresar en las urnas, un voto responsable garantizará decisiones responsables en materia, esta en nuestras manos revindicar la necesaria actuación en materia ambiental (auque esto no nos eluda de nuestra responsabilidad privada). Un consumo responsable, concienciado, crítico, y razonable, un gasto eficiente, una gestión correcta de nuestros residuos, un uso racional de los medios de transporte, el uso de sistemas eficientes de consumo doméstico, y una buena planificación, son algunas de las medidas que todos podemos tomar para reducir nuestra huella ambiental, y por tanto para mejorar nuestra actitud personal y familiar (doméstica) de cara al medio ambiente, además de conseguir un ahorro económico sustancial.


Quiero explicar aquí el importante concepto de "huella ecológica". La Huella Ecológica es un indicador que evalúa el impacto sobre el medio ambiente de un determinado modo de vida, y por tanto el grado de sostenibilidad de un determinado comportamiento, constituye una importante ayuda para modelizar y hacer visible el impacto que generamos de una manera más comprensible. La huella ecológica se define como «el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques, ecosistemas acuáticos…) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada (ya sea una persona, una unidad familiar, una región…) con un modo de vida específico de forma indefinida». Podemos calcular nuestra huella ecológica atendiendo a nuestro comportamiento en el consumo y en la movilidad, principalmente. Existen en internet múltiples lugares donde podemos hacernos una idea de nuestro impacto, incluso pueden darnos las claves para mejorar la eficiencia de nuestros hogares.

(Véase: "http://www.earthday.net/footprint/index.asp#", o, "http://www.vidasostenible.org/ciudadanos/a1_01.asp").


Por último, para concluir este pequeño análisis, que en cualquier caso se me queda y estará siempre incompleto, quiero lanzar una última reflexión.

El capital ambiental esta en nuestras manos, podemos gastarlo todo hoy, y vivir el resto de nuestras vidas de esa inversión que antes o después fracasará y será insuficiente, o pensar en la productividad del capital ambiental que se ahorra, mantengamos siempre un depósito a corto y largo plazo que nos permita satisfacer nuestras necesidades en el futuro. El nivel de crecimiento humano esta muy por encima de la capacidad de regeneración de la tierra, ha llegado el momento de responder, si la miramos como a nuestra madre, tal vez nos cambie la mirada, como lo hicieron los padres de tus padres, hagámoslo por nuestros hijos, por los que vendrán después, esta es la única forma de garantizarles lo mejor, una vida digna, lo que todo padre quiere para su hijo. Ya es la hora de cambiar conciencias, empieza por cambiar la tuya y la de los que te rodean, deja tu mensaje, verás con que poco se puede conseguir mucho.




Safe Creative #0903212799802

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derechos de Autor

Safe Creative #0903022666974
daniel.villalba.org.es por Daniel Villalba Viera esta bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España License. Basado en el trabajo en daniel.villalba.org.es. Registrado en safecreative.org. Permisos más alla de lo concedido en esta licencia y condiciones particulares, disponibles en http://daniel.villalba.org.es/2009/02/licencia.html. Creative Commons License